martes, 20 de marzo de 2012

Como una flor que se abre al amanecer,
y muere en el otoño,
como una mariposa que sale de su crisálida,
como una abeja que extasiada toma el polen.
Así todo se crea y se recrea,
todo nace, muere
y se transforma.
Esta es la enseñanza de la madre natura,
esta es la dinámica de la existencia, de nuestra existencia.
En cada exhalación se ha ido algo de ti, y con cada inhalación llega algo nuevo.
Así que no temas al cambio, no temas redescubrirte, ábrete como el cielo al sol,
besa el amanecer sin miedo, tal vez un día te sorprenda tu misterio.

Que cada respiro nos recuerde lo eterno de este momento. 
Lindo caminar!





2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa!!!
    Que el cambio y el renacer se den siempre en Amor... :)

    ResponderEliminar