viernes, 25 de noviembre de 2011

El río...

♪ ♫...SiNtIeNdO!...Me quiero CoNeCtaR...♪ ♫ ♥ ______ 


martes, 25 de octubre de 2011

Atrapando sueños...



"Navegó mar adentro. Tiró la red y pescó en este orden las palabras: pues estamos/ en mundo tan singular,/ que el vivir sólo es soñar;/ y la experiencia me enseña/ que el hombre que vive, sueña/ lo que es, hasta despertar. Iba a regresar. Suficiente, buena pesca. Pero dudó, aún había tiempo, tiró de nuevo su red: ¿Qué es la vida? Un frenesí./ Qué es la vida? Una ilusión,/ una sombra, una ficción,/ que el mayor bien, es pequeño; que toda la vida es sueño,/ y los sueños, sueños son. Y despertó y su obra de teatro seguía allí."  

lunes, 29 de agosto de 2011

útero




Me nazco en amapolas y caricias
                                         me nombro mujer para quererme

me abro un sendero desafiante y atrevido
me permito mirar desde mi misma
me invito a estar erguida
me deshago de miedos
escucho mis latidos
sigo mi estela de intuiciones
me busco y me pierdo en las mareas
me atrevo a mis pasos
sólo míos
me pierdo
me nublo y amanezco nueva
me gusto y me empecino
me caigo y me destrozo en partículas de amores
me enraízo
me despeño
me alboroto
me remonto
me huelo
me desdigo

Vuelvo a llamarme a mí misma
desde el útero,
para gestarme mujer en el silencio,
para decirme entera en la poesía.


© Germana Martin

sábado, 4 de junio de 2011

Kothbiro de Ayub Ogada (Música para el corazón)




Letra traducida
"No somos más que una gota de luz una estrella fugaz una chispa tan solo en la edad del cielo.


No somos lo que quisiéramos ser sólo un breve latir en un silencio antiguo con la edad del cielo.

Calma, todo está en calma deja que el beso dure, deja que el tiempo cure.


Deja que el alma tenga la misma edad que la edad del cielo.


No somos más que un puñado de mar una broma de Dios un capricho del sol del jardín del cielo.


No damos pie, entre tanto tic-tac, entre tanto big-bang sólo un grano de sal en el mar del cielo.


Calma, todo está en calma deja que el beso dure, deja que el tiempo cure. 

Deja que el alma tenga la misma edad que la edad del cielo."


Letra original
Hah Hahye hahye aye hahye (BIS).
Om maam na pum imjya Kothbiro Ke luru do ketaa-lha Om maam pum imjya Kothbiro Ke luru do ketaa-lha Hah Hahye hahye aye hahye (BIS)
Om maam pum imjya Kothbiro Ke luru do ketaa-lha Om maam na pum imjya Kothbiro Ke luru do ketaa-lha Hah Hahye hahye hahye (INTERLUDE)
Hah Hahye hahye hahye Yah yebi tom nuguee Um kuru tili bare made Kothbiro Kem luru do ketaa-lha.

Todos somos medicina :)

 Que nuestra vida esté siempre llena de cantos y danza!! 


"Bosque de mulheres da lua" Juli Laro



Encuentra más vídeos como este en Mujeres en Círculo

Video compartido de http://mujeresencirculo.ning.com
Imagen by Juli Laro http://palomailustrada.blogspot.com/

domingo, 8 de mayo de 2011

Transfiguración de la luz a la inconformidad del eco


Creo que cuando me marché
Dios estaba de vacaciones;
si tan sólo por un momento
él bajara de su trono y viniera, 
sentiría el frío de una cama de cemento
donde los ricos nos miran con desprecio,
donde el banquete supremo es un pan duro
y un trago de agua de cañería.

Dicen de ti Dios
que comes pan fresco y bebes vino
y nosotros simplemente con lagañas,
lágrimas te lloramos, 
para que nuestras noches 
sean un poco de calor,
para que nuestros banquetes 
sean la mínima cuarta parte de tu banquete.

No sé si con el paso de los años ya no oyes
o si tu cartero personal no entrega las cartas.
También dicen de ti que eres perfecto,
que creaste un reino de universos,
un rompecabezas de naturaleza,
creaste al  hombre a tu semejanza, 
es que ¿acaso tu semejanza es éste hombre?

espera, 
se te olvidó una cosa,
crear la felicidad y nosotros, tus seguidores, 
es lo que más anhelamos y lo que menos hacemos.

En fin, seguiré comiendo mi banquete,
que te aproveche el tuyo.  

 By: Yirialdy (Maceo, Antioquia, Colombia) 



sábado, 30 de abril de 2011

Amo a los hombres y les canto... (Gioconda Belli)









Amo a los hombres
y les canto.

Amo a los jóvenes
desafiantes jinetes del aire,
pobladores de pasillos en las Universidades,
rebeldes, inconformes, planeadores de mundos diferentes.

Amo a los obreros,
esos sudorosos gigantes morenos
que salen de madrugada a construir ciudades.

Amo a los carpinteros
que reconocen a la madera como a su mujer
y saben hacerla a su modo.

Amo a los campesinos
que no tienen más tractor que su brazo
que rompen el vientre de la tierra y la poseen.

Amo, compasiva y tristemente, a los complicados hombres de negocios
que han convertido su hombría en una sanguinaria máquina de sumar
y han dejado los pensamientos más profundos, 
los sentimientos más nobles por cálculos y métodos de explotación.
                                                             
Amo a los poetas -bellos ángeles lanzallamas-
que inventan nuevos mundos desde la palabra
y que dan a la risa y al vino su justa y proverbial importancia.
que conocen la trascendencia de una conversación
tranquila bajo los árboles,
a esos poetas vitales que sufren las lágrimas y van
y dejan todo y mueren
para que nazcan hombres con la frente alta.

Amo a los pintores -hombres colores-
que guardan su hermosura para nuestros ojos
y a los que pintan el horror y el hambre
para que no se nos olvide.

Amo a los solitarios pensadores
los que existen más allá del amor y de la comprensión sencilla
los que se hunden en titánicas averiguaciones
y se atormentan día y noche ante lo absurdo de las respuestas.

A todos amo con un amor de mujer, de madre, de hermana,
con un amor que es más grande que yo toda,
que me supera y me envuelve como un océano
donde todo el misterio se resuelve en espuma...

Amo a las mujeres desde su piel que es la mía.
A la que se rebela y forcejea con la pluma y la voz desenvainadas,
a la que se levanta de noche a ver a su hijo que llora,
a la que llora por un niño que se ha dormido para siempre,
a la que lucha enardecida en las montañas,
a la que trabaja -mal pagada- en la ciudad,
a la que gorda y contenta canta cuando echa tortillas
en la pancita caliente del comal,
a la que camina con el peso de un ser en su vientre
enorme y fecundo.

A todas las amo y me felicito por ser de su especie.

Me felicito por estar con hombres y mujeres
aquí bajo este cielo, sobre esta tierra tropical y fértil,
ondulante y cubierta de hierba.
Me felicito por ser y por haber nacido,
por mis pulmones que me llevan y me traen el aire,
porque cuando respiro siento que el mundo todo entra en mí
y sale con algo mío,

por estos poemas que escribo y lanzo al viento
para alegría de los pájaros,
por todo lo que soy y rompe el aire a mi paso,
por las flores que se mecen en los caminos
y los pensamientos que, desenfrenados, alborotan en las cabezas,
por los llantos y las rebeliones.

Me felicito porque soy parte de una nueva época
porque he comprendido la importancia que tiene mi existencia,
la importancia que tiene tu existencia, la de todos,
la vitalidad de mi mano unida a otras manos,
de mi canto unido a otros cantos.

Porque he comprendido mi misión de ser creador,
de alfarera de mi tiempo que es el tiempo nuestro, quiero irme a la calle y a los campos,
a las mansiones y a las chozas
a sacudir a los tibios y haraganes,
a los que reniegan de la vida y de los malos negocios,
a los que dejan de ver el sol para cuadrar balances,
a los incrédulos, a los desamparados, a los que han perdido la esperanza, a los que ríen y cantan y hablan con optimismo;
quiero traerlos a todos hacia la madrugada,
traerlos a ver la vida que pasa
con una hermosura dolorosa y desafiante,
la vida que nos espera detrás de cada atardecer -último testimonio de un día que se va para siempre,
que sale del tiempo y que nunca volverá a repetirse-.


Quiero atraer a todos hacia el abrazo de una alegría que comienza,
de un Universo que espera que rompamos sus puertas
con la energía de nuestra marcha incontenible.
Quiero llevaros a recorrer los caminos
por donde avanza -inexorable- la Historia.
Porque los amo quiero llevarlos de frente a la nueva  mañana,
mañana lavada de pesar que habremos construido  todos.


Vámonos y que nadie se quede a la zaga,
que nadie perezoso, amedrentado, tibio, habite la faz  de la tierra
para que este amor tenga la fuerza de los terremotos,
de los maremotos,
de los ciclones, de los huracanes

y todo lo que nos aprisione vuele convertido en desecho
mientras hombres y mujeres nuevos
van naciendo erguidos
luminosos
como volcanes...


Vámonos
Vámonos
Vámonoooos!!!

miércoles, 26 de enero de 2011

Derechos




Vengo desde el ayer
desde el pasado oscuro y olvidado
con las manos atadas por el tiempo
con la boca sellada desde épocas remotas.

Vengo cargada de dolores antiguos,
recogidos por siglos, arrastrando
cadenas largas e indestructibles.

Vengo desde la oscuridad,
del pozo del olvido con el silencio a cuestas,
con el miedo ancestral que ha corroído mi alma desde el principio de los tiempos.

Vengo de ser esclava por milenios,
esclava de maneras diferentes:
sometida al deseo de mi raptor en Persia,
esclavizada en Grecia bajo el poder romano,
convertida en vestal en las tierras de Egipto,
ofrecida a los dioses en ritos milenarios, vendida en el desierto o canjeada como una mercancía.

Vengo de ser apedreada por adúltera en las calles de Jerusalén por una turba de hipócritas,
pecadores de todas las especies que clamaban al cielo mi castigo.

He sido mutilada en muchos pueblos para privar mi cuerpo de placeres y convertida en animal de carga,
trabajadora y paridora de la especie.

Me han violado sin límite en todos los rincones del planeta
sin que cuente mi edad madura o tierna o importe mi color o mi estatura.

Debí servir ayer a los señores,
prestarme a sus deseos,
entregarme, donarme, destruirme,
olvidarme de ser una entre miles.

He sido barragana de un señor en Castilla,
esposa de un marqués y concubina de un comerciante griego,
prostituta en Bombay y en Filipinas y siempre ha sido igual mi tratamiento.

De unos y de otros siempre esclava,
de unos y de otros dependiente,
menor de edad en todos los asuntos,
invisible en la historia más lejana y olvidada en la historia más reciente.

Yo no tuve la luz del alfabeto.
Durante largos siglos aboné con mis lágrimas la tierra que debí cultivar desde mi infancia.

He recorrido el mundo en millares de vidas que me han sido entregadas una a una .

Y he conocido a todos los hombres del planeta.
Los grandes y pequeños,
los bravos y cobardes,
los viles, los honestos,
los buenos, los terribles.

Más casi todos llevan la marca de los tiempos.
Unos manejan vidas como amos y señores,
asfixian, aprisionan y aniquilan.

Otros dejan almas, comercian con ideas, asustan o seducen,manipulan y oprimen.


Yo los conozco a todos,
estuve cerca de unos y de otros,
sirviendo cada día,
recogiendo migajas,
bajando la cerviz a cada paso,
cumpliendo con mi karma.

He recorrido todos los caminos, he arañado paredes y ensayado silencios tratando de cumplir con el mandato de ser como ellos quieren mas no lo he conseguido.

Jamás se permitió que yo escogiera el rumbo de mi vida.
He caminado siempre en una disyuntiva ser santa o prostituta.

He conocido el odio de los inquisidores que a nombre de la santa madre iglesia condenaron mi cuerpo a su servicio y a las infames llamas de la hoguera.

Me han llamado de múltiples maneras:
bruja, loca, adivina, pervertida, aliada de Satán, esclava de la carne,seductora, ninfómana,
culpable de los males de la tierra.

Pero seguí viviendo, arando, cosechando, cosiendo, construyendo, cocinando, tejiendo, curando,protegiendo, pariendo, criando, amamantando, cuidando
y sobre todo amando.

He poblado la tierra de amos y de esclavos,
de ricos y mendigos, de genios y de idiotas,
pero todos tuvieron el calor de mi vientre, mi sangre y su alimento
y se llevaron un poco de mi vida.

Logré sobrevivir a la conquista
brutal y despiadada de Castilla, en las tierras de América
pero perdí mis dioses y mi tierra y mi vientre parió gente mestiza
después que el amo me tomó por la fuerza.

Y en este continente mancillado proseguí mi existencia
cargada de dolores cotidianos,
negra y esclava en medio de la hacienda
me vi obligada a recibir al amo cuantas veces quisiera
sin poder expresar ninguna queja.

Después fui costurera, campesina, sirvienta, labradora, madre de muchos hijos miserables,vendedora ambulante, curandera, cuidadora de niños o de ancianos,
artesana de manos prodigiosas, tejedora, bordadora, obrera, maestra, secretaria,enfermera.

Siempre sirviendo a todos,
convertida en abeja o sementera cumpliendo las tareas más ingratas
moldeada como cántaro por las manos ajenas.

Y un día me dolí de mis angustias, un día me cansé de mis trajines,
abandoné el desierto y el océano,
bajé de la montaña, atravesé las selvas y confines
y convertí mi voz dulce y tranquila, en bocina del viento
en grito universal y enloquecido.

Y convoqué a la viuda, a la casada,
a la mujer del pueblo, a la soltera,
a la madre angustiada, a la fea,
a la recién parida, a la violada,
a la triste, a la callada, a la hermosa,
a la pobre, a la afligida, a la ignorante,
a la fiel, a la engañada, a la prostituida.

Vinieron miles de mujeres juntas a escuchar mis arengas,
se habló de los dolores milenarios, de las largas cadenas
que los siglos nos cargaron a cuestas.

Y formamos con todas nuestras quejas
un caudaloso río
que empezó a recorrer el universo ahogando la injusticia y el olvido.

El mundo se quedó paralizado, los hombres y mujeres no caminaron
se pararon las máquinas, los tornos, los grandes edificios y las fábricas
ministerios y hoteles, talleres y oficinas, hospitales y tiendas, hogares y cocinas.

Las mujeres, por fin, lo descubrimos.
¡Somos tan poderosas como ellos
y somos muchas más sobre la tierra!
¡Más que el silencio y más que el sufrimiento!
¡Más que la infamia y más que la miseria!

Que este canto resuene
en las lejanas tierras de Indochina
en las arenas cálidas del África,
en Alaska y América Latina,
llamando a la igualdad entre los géneros
a construir un mundo solidario
–distinto, horizontal, sin poderíos-
a conjugar ternura, paz y vida,
a beber de la ciencia sin distinciones.

A derrotar el odio y los prejuicios, el poder de unos pocos,
las mezquinas fronteras, a amasar con las manos de ambos sexos
el pan de la existencia.

La Agencia de Noticias Coránicas de Irán destacaba en una entrevista con el teólogo islamista Musa Gunes, quien afirmaba que "Occidente trata de desviar a las mujeres de su papel principal y real en la sociedad, presionándolas con lemas vanos sobre libertad e igualdad".
También añadió que una de las tácticas que utilizan es apartar a las mujeres
de sus familias, atrayéndolas al mercado laboral.

QUE ESTE TIPO DE COMENTARIOS
NUNCA MAS SE VUELVAN A ESCUCHAR.

XahOlg



Tomado de: